muletillas

 

Cuando hacemos una presentación formal es normal que se quiera cuidar todos los detalles. Sin embargo, a veces de forma inconsciente, durante el discurso se repiten palabras de validación sobre lo que se dice, expresiones nerviosas e incluso algunos sonidos que se pronuncian con la intención de ganar tiempo para recordar lo que se tiene que decir.

Con la intención de evitar este tipo de palabras repetidas o muletillas, Carelys Velázquez (*), diplomada en oratoria, explica que el primer paso para evitarlas es reconocerlas.

“Diferentes causas pueden originar este factor durante nuestro discurso, pero para contrarrestarlo primero tenemos que darnos cuenta qué decimos; y, no solo durante nuestras presentaciones, sino en nuestra comunicación cotidiana”.

Al respecto, María Elena Monroy (*)  locutora, y coach ejecutivo agrega que es imprescindible que el orador esté consciente y atento de su propio discurso. “Solo reconociendo conscientemente nuestras áreas de mejora es que podemos lograr el cambio y expresarnos mejor”.

Ambas especialistas nos dejan varios tips:

 Grábate: Si tienes la oportunidad de hablar ante una audiencia grábate y pide apoyo a gente cercana que te ayude a identificar cuál es la muletilla que más cometes.

Escucha activa: Un buen orador, también es un buen oyente. Puede pedir la opinión o el feedback de personas cercanas que hayan presenciado tu discurso. Escucha activamente lo que te dicen para que puedas detectar tus áreas de mejora. Escuchar activamente significa  tratar de entender la totalidad del mensaje.

Lee: Acostúmbrate a leer en voz alta, bien sea las noticias como libros de literatura. Este hábito cultivará tu vocabulario y te permitirá improvisar mejor durante una presentación.

Repite: Antes de iniciar una ponencia, repite un promedio mayor de 20 veces la palabra que usualmente evocas. De esta forma, estarás consiente de cuál es y podrás cambiarla.

Juega con los silencios: A veces nos da miedo quedarnos callados durante una presentación y empezamos a emitir sonidos como por ejemplo: ehhhh, con la finalidad de recordar lo que vamos a decir. Trata de evitar esta acción y juega con los silencios y tu lenguaje corporal.

Una vez que se reconoce cuáles son esas muletillas es más fácil el trabajo para superarlas. Si desea aprender más sobre este interesante tema y asistir a nuestros talleres puede escribir a grupommcomunicaciones@gmail.com o comunicarse a través de los números 04143960271/0167030155.

(*) Carelys Valázquez @carevvm Lic. Comunicación Social (LUZ). Profesional del área de Comunicación Social. Máster en Oratoria. MgSc en RRHH. Locutora. Consultora en Comunicaciones Integradas de Mercadeo.

(*) María Elena Monroy @mariemonroy  Directora de Grupo MM Comunicaciones. Lic Comunicación Social (UCV). Locutora. Coach. Especialista en Derecho y Política Internacionales (UCV). Diplomada en Mercadeo y Ventas (Urbe). Cursante de Diplomado en Psicología Positiva (Unimet). Consultora en Relaciones Públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *